Citas médicas online – 21253

Pero como en el tango, del que se dice se requiere de dos para bailarlo, en las relaciones tóxicas también. Y no, no estoy exagerando. Sentir desconfianza en uno mismo, presentar una baja autoestima, mostrarnos incapaces de salir de la frustración y de la envidia frente a sucesos en los que otras personas resultan beneficiadas, aliarnos permanentemente al enojo por nuestra circunstancia de vida en lugar de luchar para revertir el mal momento por el que estamos atravesando… hay muchos motivos que consciente o inconscientemente nos van convirtiendo en personas tóxicas que, por lógica, acaban siendo parte de relaciones tóxicas. La madre de todas estas tribulaciones definitivamente es la actitud… la mala actitud. Cuando somos desconfiados, celosos, despreciativos, poco corteses, egoístas, testarudos, manipuladores, chantajistas, mentirosos y proclives a culpar a todo el mundo de nuestras desgracias, en lugar de responsabilizarnos por aquello que hacemos mal y de nuestra propiedad realidad, acabamos por dinamitar nuestras relaciones personales y también a aquellos que nos rodean.

Es noticia:

Pues bien, hoy os voy a conversar de otro tipo de trastorno obsesivo bastante frecuente, el llamado TOC amanerado. Los rituales asociados con el TOC homosexual incluyen rituales mentales y rituales de comportamiento. Intentar convencerse a sí mismo de su propia sexualidad. Si se percibe prestando atención a personas del mismo sexo, forzarse a redirigir esa atención hacia alguien del amor opuesto.

227228229230231

Sin comentario

Remitir un comentario